La otra mañana conducía hacía mi despacho. Paré ante un semáforo en rojo y a mi izquierda pude ver un cartel enorme que recubría la fachada de un moderno edificio de oficinas. Con letras gigantes se leía: “NO ES LO MISMO HACER LO POSIBLE QUE HACERLO POSIBLE”. Por unos segundos me quedé abstraído por el juego de palabras: ¡Las mismas letras pero…!  ¡Tan solo se ha suprimido un espacio y ha cambiado completamente el sentido de la expresión!

¿Qué es “lo posible” para ti? ¿Lo mismo que para mí…? Seguro que no. “Lo posible” es una apreciación tremendamente subjetiva; algo discutible. Pero, “hacerlo posible” es algo más, es una decisión. No es lo mismo decir “tenemos que hacer lo posible por llevar un hombre a la luna, que ”vamos a hacer posible llevar un hombre a la luna”. ¿Cuál de las dos afirmaciones crees que tiene más energía?

En el primer caso hablamos de buenos deseos, en el segundo caso de realizaciones. La cuestión tiene que ver con la forma de interpretar los obstáculos del camino. ¿Son límites o son meros elementos del paisaje?

En los tiempos que corren no basta con hacer lo convencional. Si nos conformamos con resultados estándar tarde o temprano llegaremos al límite de nuestra incompetencia. Hoy, gracias a Dios, se nos pide más, mucho más. ¿Es duro…? Si, no es cómodo. ¿Y qué…?

Siempre recordaré aquella cita:

“Tu porqué debe ser más grande que tu pero”.

Es decir, tu razón para hacer algo debe ser mayor que cualquier excusa que se presente. Entonces… ¿Qué pesa más, tu razón para dejar de fumar o tus excusas para continuar fumando? ¿Qué pesa más, la razón que sostiene tus metas o las palabras con las que te engañas a ti mismo para no hacer nada? ¿Qué pesa más…?

Si tu razón es débil estarás “haciendo lo posible”, pero si tu razón es poderosa, entonces estarás “haciéndolo posible”. Estarás con los que saben lo que quieren, con los que eligen, con aquellos que toman opciones claras, con los que no titubean… Estarás junto a los audaces y lejos de los timoratos. Estarás con los que cambian las cosas…

¿Quieres pertenecer a este grupo? Pues empieza a fortalecer tus razones o búscate otras más poderosas.

Veamos cómo Tony Robbins, uno de los más grandes expertos mundiales en sicología del liderazgo, nos habla precisamente sobre este tema, ¿por qué hacemos lo que hacemos?