El otro día lo volví a escuchar en boca de uno de los patronos más significativos de nuestro país. Diego Hidalgo Schnur nos recordó como Warren Buffet, en su última carta a los accionistas de la Berkshire Hathaway, definió uno de los puntos fuertes que debería tener aquel que aspirara a ser su sucesor, “la capacidad para combatir el ‘ABC’ de la decadencia de los negocios, que son la Arrogancia, la Burocracia y la Complacencia“. Veámoslo:

  • Arrogancia. La arrogancia es la expresión de la soberbia; la satisfacción y el envanecimiento por la contemplación de uno mismo con menosprecio de los demás. No puede haber nada más ridículo. El logro es siempre efímero.
  • Burocracia. La productividad y la excelencia son aplastadas por el imperio de las estructuras y los procesos. Es  el control exacerbado. La manifestación de la desconfianza.
  • Complacencia. “¿Para qué cambiar? ¿Acaso hay algo que merezca la pena mejorar…?” Pregúntaselo al mundo, a ver qué opina. Mientras dormitas embriagado por los laurales del éxito alguien se está llevando tu “queso”.

Por lo tanto, ascendamos a un nivel superior. Dejemos atrás el ABC y subamos hasta el HSI, los contravalores positivos del nuevo líder: La Humildad, la Sencillez y la Innovación:

HSI

  • Humildad. Es andar en verdad. Es reconocer las propias limitaciones y debilidades… y también, por supuesto, las fortalezas. Es no tener miedo a mostrarse vulnerable. Atrás quedan las máscaras y las afectaciones. Todas las personas son valiosas para mí y de todas ellas puedo aprender, (de algunas más que de otras 🙂
  • Sencillez. Es la capacidad de hacer fácil lo difícil. La combinación de la sabiduría y la elegancia. Es la naturalidad, la frescura… No hay nada que demostrar, es así… como lo ves. Sin trampa ni cartón. Una delicia.
  • Innovación. Como dicen los de Apple, “innovar de verdad implica replanteárselo todo”. Innovar es mucho más que una estrategia, es una actitud. La innovación consta de dos partes. Tener la valentía de hacerse preguntas: ¿Se puede hacer más rápido? ¿Se puede ver mejor? ¿Puedo ir más lejos? ¿Por qué es imposible? Y tener el coraje de buscar nuevas respuestas que aporten un valor superior.

H. S. I., Humildad, Sencillez e Innovación, tres poderosas raíces para alimentar el liderazgo del siglo XXI.

¿Qué podemos aprender de Warren Buffet? Este video no tiene desperdicio: