Daniel H. Pink nos habla de la motivación más efectiva: la motivación interna o intrínseca. Aquella que no necesita de palos ni de zanahorias. Sin duda la mejor, la que solo depende de mi.

Para él, son tres los fundamentos de esta poderosa motivación: la autonomía, el dominio o la maestría y el fin o el propósito.

La autonomía“La gente necesita ser autónoma sobre su trabajo (lo que hacen), el tiempo (cuándo lo hacen), su equipo (con quién lo hacen) y su técnica (cómo lo hacen)”. El dominio o la maestría“El dominio es una perspectiva mental: requiere la capacidad de ver tus destrezas no como finitas, sino como infinitamente improbables. El dominio es una lata: exige esfuerzo, agallas y práctica deliberada”. El fin o el propósito“Dentro de las organizaciones (…) se expresa de tres maneras distintas: en metas que utilizan el beneficio para alcanzar la finalidad; en palabras que enfatizan algo más que el interés personal, y políticas que permiten a la gente perseguir la finalidad en sus propios términos”.

La edición original en inglés se titula DRIVE, posiblemente más acertado que el título de la edición española. Con numerosos ejemplos contrastados sobre la vida de las personas y las organizaciones, Pink golpea, con convicción, a las teorías tradicionales sobre la motivación humana. A cambio nos propone un paradigma más convincente y seductor, pero no por ello menos exigente. No hay que esperar a que el jefe nos diga que tengo que hacer, no dependo del clima, ni de las noticias, ni de la opinión de unos o de otros. La motivación está dentro de mí y Pink nos echa una mano para identificarla y ponerla en pié.

 

 

LA SORPRENDENTE VERDAD SOBRE QUÉ NOS MOTIVA – Daniel H. Pink – Gestión 2000. Grupo Planeta