Esta película es extraordinaria para profundizar en el mundo de las emociones. Es un filón. Nosotros la utilizamos  para explicar el “secuestro emocional” y también para ilustrar la empatía y las claves de la escucha activa. Pero se podría hacer un programa completo de Inteligencia Emocional utilizando tan sólo esta película como hilo conductor. Y además está basada en un hecho real; como a mí me gusta.